martes, 28 de abril de 2009

¿POR QUE ES IMPORTANTE LA MOTRICIDAD GRUESA?


Parte de su desarrollo psicomotor Jugando es como desarrolla su motricidad gruesa.

El desarrollo psicomotor es el proceso mediante el cual todo niño se relaciona, conoce y se adapta al medio que lo rodea y comprende el desarrollo motor grueso, el fino, el cognoscitivo, el social y el comunicativo.

En este espacio nos dedicaremos al primero, que es el desarrollo de la motricidad gruesa y que no es más que el control que posee el niño sobre su propio cuerpo. Es decir, controlar su cabeza, voltearse, gatear, pararse y caminar, sentarse, subir escaleras, trepar, correr, brincar, entre otros.

Durante los primeros meses de vida, lo que todos esperamos es el niño reaccione a estímulos visuales, sonoros y táctiles, pero con movimientos descoordinados y simples, por eso pasa acostadito la mayor parte del tiempo y cuando lo llevas a tus brazos le tienes su cabecita porque aún no la soporta por si mismo. Unos meses después, pero todavía durante su primer año de edad, tu pequeñín comienza a controlar por si mismo sus movimientos y su cuerpo, lo que significa que empieza a desarrollar la motricidad gruesa.

Si le ayudas en esta etapa a través del juego y el cuidado, rápidamente pasará a la motricidad fina, de la que hablaremos más adelante.

¿Qué puede hacer en esta etapa?
Los primeros meses el niño ha pasado casi todo el tiempo acostadito. Ahora procura tenerlo así sólo para dormir, pero si vas a tenerlo acostado y despierto que sea en posición recta y estimúlalo con sonajeros y móviles de colores que llamen su atención para que inicie sus primeros movimientos de manos, piernas y gorgoreos.

A continuación, la idea es que sea capaz de voltearse por si mismo, la importancia de este logro es que comienza a controlar su cuerpo, a tener equilibrio y a interesarse por lo que sucede alrededor. Primero lo hará de lado a lado, luego boca arriba y boca abajo.

Ahora viene un movimiento increíble: Sentarse. Cuando tu pequeñín se sienta la perspectiva del mundo cambia rotundamente, ya no ve las cosas ni las personas como cuando estaba acostadito y además ya posee más equilibrio de su cabeza y su cuerpo e incluso puede hasta manipular objetos.

Pero el progreso no se detiene, ahora que se sostiene sentado por si solito, ya quiere comenzar a arrastrarse y a gatear y esto es un avance tan enorme, que además de permitirle desplazarse de un lugar a otro para explorar distintos espacios, gatear representa un avance en la coordinación de sus cuatro extremidades.

¡De pie y a caminar! Esto para ti como mamá es todo un acontecimiento, incluso motivo de celebración.

Tu niño no se pondrá en pie de inmediato, lo hará por fases como arrodillarse, apoyar sus manos sobre otros objetos que le proporcionen seguridad e incluso sus primeros pasitos los hará con la ayuda de tus manos. La importancia de esta evolución, es que ya tiene un equilibrio mucho mayor y ya controla el peso de su cuerpo de pie.

Cuando tu niño camina por si solito, significa que ya tiene un control total
del peso de su cuerpo en un solo pie, por eso el gran paso a seguir es treparse al sofá o subir y bajar por las escaleras.

Estimula a tu niño a través del juego: Ponle objetos a lo lejos para que él llegue hasta ellos, ponle música y baila con él, pídele que suba todos los cojines del piso al sofá y verás como esta etapa en su desarrollo se convierte para él en todo un juego que lo distrae del temor para avanzar.

1 comentario:

  1. zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz que haburrido

    ResponderEliminar